Suplantado por un Cambiaformas

Esta idea para una aventura se puede alterar de muchas maneras. Los cambiaformas existen en prácticamente todos los juegos y ambientaciones, o al menos existen seres capaces de disfrazarse con suficiente maestría como para engañar a cualquiera.

Los jugadores ausentes

No sé si ocurre en todos los grupos, pero en el nuestro rara es la ocasión en la que todos los jugadores asisten a la partida. Lo normal es que haya al menos uno que no pueda venir, y el personaje de ese jugador será el candidato ideal para ser suplantado.

Llevando dos personajes

A menudo el resto de jugadores llevan los personajes de los jugadores ausentes. Esto no debería ser mucho problema, porque el DJ puede hablar como ese personaje para dar información al grupo, así que al resto no les extrañará.

Sería mucho más sospechoso si ese día, a esos personajes sin jugador, los maneja el DJ.

Problemas encadenados

La gracia de la aventura será que todo lo que diga el personaje, por boca del DJ, meterá al grupo en complicaciones sin fin. Sugerirá siempre el camino equivocado, afirmará que le han robado personas que nada tienen que ver (pero que pueden ser enemigos del cambiaformas), y cualquier cosa que se te ocurra.

No importa que los jugadores empiecen a no hacerle caso a sus sugerencias, la opción contraria también les traerá problemas, o directamente vendrán preguntando por ellos.

¿Lo matamos?

La cuestión será ver hasta dónde son capaces los jugadores de aguantar. En principio no querrán dañar a un personaje cuyo jugador está ausente, pero la idea es que acaben tan hasta las narices que decidan atacarle.

Entonces es cuando se debería revelar la auténtica naturaleza del cambiaformas, y tendrían que sacarle información para rescatar a su compañero.

Alternativa

Si los jugadores se esperan esta aventura, no hay problema. Puede ser una maldición de mala suerte que cae sobre ese personaje.

Si los otros jugadores intentan descubrir si es un cambiaformas, puede simplemente desaparecer. El personaje en cuestión no hace falta para nada, y los jugadores tendrán que buscar a su compañero de todos modos. Mientras, las complicaciones en las que les meta su falso compañero, llegarán hasta ellos de todos modos.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License